to top

Pasos para vender en internet – 1/3

Tener una tienda on-line puede ser una oportunidad para ampliar nuestro negocio o un negocio en si mismo para aquellos emprendedores que tienen una idea genial.

En cualquiera de los casos el proceso para tener esa tienda y vender, no olvides que ese es el objetivo final, suele ser algo más complicado de lo que muchos piensan.

Aquí empezamos con una serie de 3 artículos donde veremos algunos detalles que hay que tener en cuenta para no acabar con una bonita página web con botones de “compra ya” que nadie usa.

Planifica, planifica, planifica

Bueno, tenemos la idea, tenemos el producto (o deberíamos tenerlo) y queremos vender en internet. Pues vamos allá. Contratamos a una empresa “de nivel” que nos asegure que lo hacen todo bien y listo. – fin del post-

La realidad no es esa, si fuese así casi todos los que sabemos de web-internet, sabemos programar o tenemos un “amiguete que controle” tendríamos una tienda y estaríamos forrados.

Lo sentimos, a parte de la idea hay otras cosas a tener en cuenta: el producto que vendemos, el precio al que lo vendemos, cómo y en cuanto tiempo se lo entregamos al cliente y cómo lo podrá pagar.

Además de planificarlo bien ten en cuenta una cosa: Una tienda necesita trabajo, mucho trabajo. Una vez hecha tendrás que publicitarla (en medios gráficos, redes sociales, …), dar asistencia al cliente, crear promociones, fidelización, etc.

Producto y catálogo

Si ya tenemos una tienda física mucho del trabajo de esta sección lo tenemos hecho. Ya hemos visto si funciona o no, a que publico me tengo que orientar, el margen que tengo, etc. Pero siempre es importante analizar si el producto va dirigido a un publico objetivo que entra en una web y compra.

A parte del producto, algunas veces, el decidirnos por comprar en una tienda o en otra lo marca la posibilidad de obtener accesorios o repuestos de lo que compro. Este factor añade confiabilidad a la tienda.

El precio

¿Por cuanto lo voy a vender? Una opción es ver la competencia y hacernos una idea de a cuanto lo tendría que vender para ganar algo. Este es un factor muy importante a la hora de que un comprador se decida por comprarlo en tu tienda o se vaya a otra. Pero no el único.

Uno de los “problemas” que tienen algunos fabricantes es que no pueden hacer competencia a sus distribuidores habituales. A favor tiene que cuentan con la reputación de la marca, pero el precio suele ser más alto que en otras tiendas web. Las alternativas para poder bajar el precio de forma encubierta son regalos, puntos, etc. Otra forma es crear una tienda que no se asocie a la marca, como si fuese una empresa ajena. Aunque no lo creas es una práctica muy habitual.

La distribución

¿Has pensado en cómo lo vas a distribuir? Ten en cuenta que si lo envías tú tendrás que tener algo de almacén y a alguien que verifique las entradas y salidas del producto. En principio se suele hablar con la marca o distribuidor para que lo envíen ellos  directamente al cliente. Analiza los costes de envío y simplifícalos. El envío gratuito a partir de x funciona. Para muchos clientes este es un factor muy importante. Recuerda que si el cálculo de portes es complicado para ti lo será mucho más para tus posibles clientes.

Además no te olvides de los plazos de entrega. Si vendes un producto a muy buen precio pero tarda una vida en llegar al comprador tendrás menos posibilidades de venderlo. Ten en cuenta que la compra se basa en impulsos y si al producto lo acompañas con una entrega de máximo 48 horas generarás más ventas.

Las formas de pago

Esta es una parte muy importante para que funcione nuestra tienda en caso de no ser la marca oficial. No la conoce nadie y tenemos que aportar seriedad y hacerla confiable. El pago por TPV aporta seriedad si lo da una entidad bancaria que reconozca el cliente. Con Paypal subimos el nivel. Ganaremos menos pero haremos más ventas. El contra-reembolso también es efectivo pero dependerá si la distribución la hacemos nosotros, directamente el fabricante o los costes del sistema.

[eltdf_separator class_name=”” type=”normal” position=”center” color=”” border_style=”” width=”60″ thickness=”1″ top_margin=”” bottom_margin=””]

Una vez tenemos bien pensados estos detalles ahora pasamos a elegir qué usar para ponerla en marcha. En el siguiente artículo compararemos los software más empleados para la venta on-line: Magento, Prestashop y Woocommerce.

 

Deja un comentario